Dos conferencias sobre consumo responsable

Aquí os dejo dos conferencias de las muchas que he impartido durante los últimos meses a raíz de la publicación de mi libro Tu consumo puede cambiar el mundo. La primera fue sobre moda, el pasado mes de abril, en la Jornadas de Moda Sostenible del Museo del Traje de Madrid que organiza Gema Gómez y su plataforma Slow Fashion Next cada año (os las recomiendo fervientemente si os interesa la moda sostenible):   La segunda trató sobre alimentación consciente, fue en Balaguer (Lleida) a finales del pasado mes de octubre, en la Feria Alimentació i salut que se organiza cada año, desde hace una década, gracias a Slow Food Terres de Lleida y la Dolca Revolució: https://www.mindaliatelevision.com/tu-alimentacion-puede-cambiar-el-mundo-por-brenda-chavez/ Espero que os gusten, con el tiempo iré subiendo más. Ilustración: Marta Serna

Con Pedram Shojai, el monje urbano

Es el fundador de Well.org, productor de las películas Vitality y Origins, y copresentador de los posdcasts The Health Bridge y The Urban Monk que le han convertido en un gurú del Wellness (bienestar) en los Estados Unidos. Es maestro de chi kung, doctor en medicina oriental y experto en plantas medicinales, dirige seminarios y retiros además de ser el fundador de la Taoist Path School of Alchemy y monje de la orden del Monasterio del Dragón Amarillo en China. Actualmente vive en Irvine (California), ha publicado en España El monje urbano, un libro que a través de casos reales (basados en su dilata experiencia con pacientes que se sentían agotados, culpables e inmersos en una existencia alienante) muestra técnicas para evitar el estrés, sacar tiempo para uno y para las cosas importantes de la vida (la familia, hacer ejercicio, meditar, disfrutar, conectar con la naturaleza, con nosotros, consumir conscientemente, etc.) y mantener una relación sana con el dinero, pues cree fervientemente que, en todo ello, reside el equilibrio, la felicidad y las claves para convertirse en un verdadero “monje urbano”, según él mismo dice: alguien que mantiene la serenidad en el frenético mundo moderno y que alimenta su vitalidad para llevar una existencia plena. Un relato que salpica con anécdotas personales de su propia toma de conciencia, así como de multitud de consejos accesibles para el buen vivir. Pedram Shojai fluye en sus enseñanzas y es el “monje urbano” que predica. No soy demasiado entusiasta ni de la última moda healthy, ni de los gurús, ni mucho menos de los libros de autoayuda convencionales, pero su propuesta es muy cabal y puede resultar útil a muchas personas. Le entrevisté para un medio, al final no se publicó y… voilà. –¿En su opinión la sociedad de consumo, los medios de comunicación y una economía basada en un falso crecimiento sin límite son los mayores obstáculos actuales para seguir las pautas saludables que recomienda? –Sí, los medios de comunicación nos convierten en consumidores inconscientes. No estamos destinados a ser felices si no dejamos de comprar cosas para llenar el vacío que otros nos crean. La felicidad viene de dentro. Una vez se sabe, se puede ser un consumidor consciente sin sumarse al problema. –Mucha gente conoce y quiere seguir los consejos que describe para encontrar la armonía, la paz y la felicidad, pero les resulta muy difícil empezar a cambiar sus […]

Diseño circular inspirado en la naturaleza

El diseño circular y el ecodiseño han llegado para quedarse. Imaginemos que enterramos nuestro lápiz, una vez usado, y que nace una planta. Pues bien, no hace falta tirar de imaginación porque es una realidad inspirada en la naturaleza cuya filosofía circular, produce-consume-reintegra, frente a la actual lineal, que produce-consume-tira. Éste, en concreto, lo ha creado la empresa Lápiz Vida.

Mi FairPhone

Adquirí mi FairPhone en mayo de 2016, es este que veis en la foto, antes tenía una Blackberry y llegó un punto que no la podía conectar a internet, los operadores de telefonía ya no daban instrucciones de cómo hacerlo, ni tampoco resultaban útiles las que facilitaba Blackberry. Era consciente del poco respeto del sector por los derechos humanos y laborales tanto de los manufactureros, como de los mineros que extraen los minerales de los que se componen los móviles, estaba escribiendo Tu consumo puede cambiar el mundo, y no podía mirar hacia otro lado, ni contribuir a un modelo productivo tecnológico que degrada a las personas y al planeta. Así que decidí no dar mi dinero a compañías tipo Apple, Samsung, LG, etc., y optar por la holandesa FairPhone porque aunque todavía no es un móvil 100% justo, con este gesto contribuyó a apoyar un modelo productivo de tecnología basado en otros valores, que no se preocupa sólo obsesivamente por el beneficio empresarial sino que tiene en cuenta el impacto del ciclo de vida de sus artículos, es decir, desde su fabricación hasta que se desechan. Me costó lo mismo que pueden suponer los móviles de alta gama de otras marcas. En esos momentos ya había entrevistado a Daria Koreniushkina del equipo de FairPhone para mi libro, y su honestidad me agradó pese a que me contó que consideran que no hacen móviles de comercio justo debido a la complejidad de minerales y componentes que llevan todos los aparatos electrónicos, “un smartphone no es un plátano que crece en un árbol y se puede certificar”, me dijo. Ellos están en el proceso de ir certificando todos sus minerales, por ahora sólo lo pueden hacer con algunos, pero están trabajando para ampliar su radio de acción en ellos y en todos sus materiales, además luchan contra la obsolescencia programada y la basura electrónica o e-waste, unos residuos que afectan cada vez más al globo y a quienes lidian con ellos a menudo sin protección, en muchas regiones y en numerosas ocasiones son niños/as de estratos desfavorecidos. Sus modelos se actualizan constantemente para que el consumidor/a no tenga que adquirir otro cada poco tiempo, su smartphone es fácil de entender, de reparar y el propio usuario lo puede abrir. Además me recuerda el tiempo que llevo sin estar conectada a él para hacerme consciente de no realizar un uso abusivo. Por […]

Consumir moda sostenible sin quebrar la cuenta bancaria

La semana del 24 al 30 de abril se celebró este año la campaña Fashion Revolution en 92 países del mundo para recordar el derrumbe de la fábrica Rana Plaza en Blangladesh de 2013 en el que murieron 1134 trabajadoras y hubo 2.000 heridos/as (el más grave de la historia de la moda), confeccionaban para grandes marcas como Mango, Benetton, El Corte Inglés, Carrefour, Auchan, Primark, entre otras. Esta iniciativa en la que he tenido el placer de participar, pide transparencia y trabajo digno en esta industria. Por ello es importante visibilizar que frente a este tipo de moda convencional, la moda sostenible es ya una realidad innegable, como también lo es ejercer un consumo consciente de ropa, algo más que posible desde muchos frentes accesibles para todas/os. Estos consejos ayudan a comprar con conciencia: